martes, 25 de marzo de 2014

VIVIMOS EN MULTIPLES REALIDADES ....

El concepto de probabilidades mantiene que no existe una sola realidad y que tú —nosotros—, entramos continuamente en otras realidades a través del pensamiento. No es que cambiemos el mundo, cambiamos el mundo que ocupamos. Esto nos lleva a la idea de que el mundo no es sólido. Está construido con energía, y esa energía adquiere forma a través de aquellos que participamos en el mundo. Tú eres muchos «yoes» probables llevando vidas bastante distintas de la vida del yo que conoces. Eres frecuencia y energía. Estás latiendo al ritmo de una cuerda de energía que te canta hacia la existencia, y te encuentras tan familiarizado con ella que siempre te mantienes concentrado en un aspecto de tu experiencia. La experiencia se gana desde muchas perspectivas y tú estás aprendiendo a cambiar de frecuencia y de ritmo para darte cuenta de aquello de lo que normalmente no eres consciente. Hay, y siempre ha habido, Tierras probables y experiencias probables.
Nuestra realidad esta formada por infinitas redes del tiempo, cuando estas redes varían o se mueven, se crean diferentes realidades y diferentes energías. Las lineas del tiempo, es decir, los tejidos del tiempo y los eventos/cosas que se apoyan sobre estos, están todos conectados a hechos de primer orden. Sin un hecho de primer orden, no podríamos conectarnos al tejido del tiempo, las lineas secundarias y terciarias tienen que ser conectadas a hechos de primer orden para que otras lineas del tiempo puedan usarlas como ancla. Nuestra mente crea conscientemente la mayor parte de su realidad desde el futuro 4D, simplemente fija un punto espacio/tiempo, se traza un plan y disfrutamos viendo cómo se despliega el espiral a pesar de no saber cómo se producirá esa realidad. Es la intención puesta en un futuro que sentimos converger «Ahora». Los hechos Proceden del futuro, los acontecimientos pueden saltar desde el futuro o desde el pasado. Es un juego continuo, estamos aquí para poner en marcha una probabilidad completamente nueva y cambiar el futuro en la versión del «Ahora». Si intencionadamente elegimos la recuperación del poder, esa decisión notificará al campo que estamos solicitando un uso perfeccionado de la energía, somos una fuerza cósmica que produce su propia forma de radiación gracias a los pensamientos y emociones, todo lo que aprendemos y logramos en la realidad física se extiende como formas de inspiración al campo de la existencia, y algunas realidades esperan ansiosamente esa contribución.